Modelo 115 AEAT

El formulario 115 se utiliza para hacer una declaración trimestral de las retenciones aplicadas al alquiler de los inmuebles urbanos (oficinas, locales y almacenes) en los que se realizan nuestras operaciones comerciales.

Si está dudando si debe rellenar o no el modelo 115 de Hacienda, los plazos de presentación correspondientes y qué pasos debe seguir para completarlo, desde cumplimentalia.com le aclaramos de qué se trata:

Modelo 115: para qué sirve

El modelo ciento quince es un formulario utilizado por la Hacienda para declarar y pagar las retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) realizadas en el pago de sus alquileres durante el trimestre.

Esto es, si realiza su empleo en una oficina, local o lugar de trabajo arrendado (es usted inquilino), debe contabilizar las retenciones que ha realizado en las facturas del arriendo de ese alquiler por mes a Hacienda.

Veamos un ejemplo: si alquila una oficina o comercio por 1.000€ mensuales, el extracto debe mostrar una suma retenida del 19% (180€) que no pagará al titular, sino que pagará a la AEAT a través del modelo 115 en nombre del propietario.

En otras palabras, debe decir en el formulario 115 qué dinero no le ha correspondido pagar al propietario (la persona que alquila) de IRPF en caso de ser una persona física o, si es una persona jurídica, el Impuesto sobre Sociedades. La suma indicada debe ser pagada trimestralmente a la Hacienda Pública.

¿Quién tiene el deber de enviar el Modelo 115?

Los trabajadores por cuenta propia y las pequeñas y medianas empresas (pymes) con contratos de alquiler de inmuebles urbanos (los rurales están libres de este impuesto); y siempre en base a sus operaciones comerciales.

Hay que precisar que se encuentran varios casos exentos de esta carga.

En los siguientes ejemplos vamos a ver quiénes son aquellos que no necesitan completar el Modelo 115:

  • En el caso de viviendas alquiladas por las empresas para uso de sus empleados;
  • Cuando el alquiler no se halle por encima de los 900 euros al año.
  • Cuando se haya verificado que el inquilino cotiza bajo uno de los puntos de la categoría 861 de la Sección Primera del Impuesto sobre Actividades Económicas.
  • Si se trata de un acuerdo legal de alquiler financiero, cuyo objetivo principal es conceder el usufructo de bienes inmuebles en beneficio del pago recurrente de una cuota. Esto es, un contrato de arrendamiento financiero o de alquiler.
  • Cuando los ingresos son recaudados por organizaciones que, según el artículo 9.1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Sociedades, están totalmente exentas.

Cómo rellenar el MODELO 115 AEAT

modelo 115

El formulario 115 requiere que se completen 5 casillas en la sección de «Liquidación», pero primero debemos aportar nuestros datos personales e introducir tanto el año como el trimestre que corresponde.

Recuadro 1.

Se debe señalar la cantidad de empresas o individuos a los que les estamos pagando un alquiler.

Recuadro 2.

En esta casilla indicaremos la “base de las retenciones e ingresos a cuenta”, esto es, el importe bruto, la suma total percibida antes de la deducción o añadir el IVA.

Recuadro 3.

En las “retenciones e ingresos a cuenta” nos pedirá señalar el importe acumulado del impuesto que se nos ha atribuido durante el trimestre a los alquileres.

Recuadro 4.

Esto solo se completa cuando se presenta una declaración complementaria a otra anterior para el mismo objeto y referida al mismo ejercicio y tiempo. Existe la posibilidad de que al completar el modelo 115 cometamos errores, pero no sería un gran problema, ya que la Agencia Tributaria nos ofrece la oportunidad de presentar un modelo complementario al primero, siempre que sea dentro de las fechas establecidas. El resultado a pagar de la declaración presentada anteriormente (a la que se aplica y complementa) se anotará aquí, únicamente en esta situación.

Recuadro 5.

Por último, daremos cuenta del «resultado a ingresar». La cuantía deberá ser la misma que la indicada en la casilla 3 y, en el supuesto de una declaración complementaria, será el producto de la operación resultante entre las casillas 3 y 4.

modelo 115

Resumiendo en un caso simple, digamos que hay un único destinatario (número de perceptores) y que nuestra renta bruta (base de la retención) son 1.000 euros.

Una vez terminado el modelo 115, añadiendo una carga del 15 por ciento, el resultado a pagar (recuadro 5) será de 150 euros.

Pero más tarde nos hemos percatado de que la retención tendría que haberse aplicado sobre el 19 por ciento, así que debemos rellenar el formulario 115 otra vez. Una «declaración complementaria» es lo que tenemos que cumplimentar esta segunda vez, y para ello habrá que completar el recuadro nº 4 (resultado de la anterior) y la cantidad a abonar (recuadro 5) resulta de la resta de la declaración actual a la anterior.

modelo 115

Fechas, medios de presentación y descarga del modelo 115 en pdf

En el caso de los trabajadores autónomos y las PYMES (y mensualmente las empresas grandes), el modelo 115 debe realizarse al finalizar el trimestre correspondiente. Hay dos maneras para poder hacerlo: por vía electrónica (con un certificado digital) o personificándose con el formulario en cualquier banco autorizado para realizar el pago requerido.

El formulario que debe rellenar se encuentra para descargar en formato pdf en el botón siguiente:

https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/Ayuda/_comp_Consultas_informaticas/Categorias/Presentacion_de_declaraciones/Pagos_a_cuenta/Modelo_115/Presentacion_en_papel_del_modelo_115__predeclaracion_/Presentacion_en_papel_del_modelo_115__predeclaracion_.shtml

 

Recuerde que debe formalizarlo dentro de los 20 primeros días naturales laborales después de la finalización del trimestre, sin excepción. Esto sería del 1 al 20 de abril, julio, octubre y enero.

El modelo 180 debe presentarse junto al modelo 115

El modelo 180 también debe presentarse junto con el modelo 115 al final del ejercicio económico (año); y coincidiendo con la declaración del cuarto trimestre (entre el 1 y 20 de enero del siguiente año).

Consiste en un compendio anual de los impuestos declarados en cada uno de los trimestres, en el que también debe constar la identificación de los beneficiarios y las referencias catastrales de los bienes amparados por nuestros contratos de alquiler.